Es fácil que si has estado leyendo la prensa o has estado atento a las noticias por la radio, televisión o Internet hayas llegado a la conclusión que en breve estaremos en una situación parecida a la de Abril y Mayo de este año (2020).

Estar encerrado en casa tiene unas consecuencias negativas para la salud física y mental de las personas. Evidentemente, estas consecuencias dependen en gran medida del estado en el que estábamos previamente, las condiciones en las que estamos en casa y muchos otros factores, pero haberlas “haylas” como dirían algunos.

Por este motivo, desde Neuro in Business nos hemos propuesto realizar una serie de artículos que proporcionen información sobre alternativas saludables a lo que se hizo mayoritariamente en el confinamiento de primavera. En el primer confinamiento, en general, se abusó del consumo de contenido audiovisual aunque una parte del tiempo que estuviésemos delante de la pantalla fuera para estar conectado con los nuestros a través de Zoom o parecidos.

Cartas de cerebro y cura

En este caso, hablaremos de juegos de mesa empezando por uno de los juegos más demandados este 2020, hablamos del juego Virus! (que vaya nombre más adecuado también…). Este jugo tiene un gran potencial para hacer desconectar y nos permite mantenernos activos cognitivamente por algunas de las características que mencionamos a continuación…

NOTA: Este artículo no es una review del juego ni una explicación de la forma de jugar del mismo. Este artículo es un análisis de lo que nos aporta este juego a nivel cognitivo; hay un montón de artículos y vídeos que comentan este juego, así que si lo que quieres es esto te animo a buscar en Google o visitar el siguiente artículo.

Características

Jugadores: 2-6 personas

Edad recomendada: +8 (pero más pequeños pueden jugar, lo explico más adelante)

Tiempo aproximado por partida: 20min

Evaluación Neuro in Business

Gráfico radar de evaluación de Virus!

El ritmo de juego es alto

A no ser que tengas en la partida el típico jugador que piensa cada jugada durante 5 minutos, el ritmo de juego es alto. A eso ayuda especialmente que la cantidad de cartas disponibles en cada momento es bastante reducida (máximo tres por jugador) y que no es posible contar cartas, pues los jugadores no tienen que mostrar necesariamente las cartas descartadas en sus turnos y eso hace imposible hacer la cuenta exacta de las cartas que han aparecido y las que quedan en el mazo.

Además, el tiempo medio de una partida es relativamente corto comparado con alternativas más clásicas (como el parchís, Monopoly o el Risk por poner algunos ejemplos). Eso hace que perder o ganar una partida sea menos crítico y ayuda al desarrollo de la tolerancia a perder y la resiliencia en el caso de los más pequeños de la casa, que no siempre saben ganar o perder con deportividad.

La atención se mantiene durante toda la partida 

Durante la partida, los participantes tienen que mantener la atención, pues la interacción entre todos ellos puede hacer que el devenir de la partida cambie en tan solo un par de turnos. Esto hace que tengamos que prestar atención a nuestras cartas, al estado de los órganos de todos los participantes, sus jugadas y la repercusión de estas.

Las diferentes cartas “especiales” del juego también facilitan que la atención se tenga que mantener durante toda la partida, ya que existe una gran cantidad de estas y seguro que vas a tener que gestionar algunas de ellas en un momento u otro de la partida. 

Para que te hagas a la idea, si juegas solo con la versión simple tienes un 14,7% de cartas especiales, mientras que si juegas con la extensión llamada “Evolution” tienes un 21,8% de cartas especiales y por lo que he podido ver en críticas de la extensión que ha salido para Halloween, estas cartas especiales pueden llegar hasta el 28,6%.

Esta focalización hace que a nivel cognitivo, el juego pueda ayudar durante el tiempo que nos encontremos cerrados en casa y la interacción vía videoconferencia nos genere una carga cognitiva que nos pueda pasar factura con los días. Piensa que una partida raramente va a superar la media hora de duración, pero que durante este tiempo la misma dinámica del juego te va a permitir desconectar del resto del mundo.

No te voy a engañar, la experiencia de una partida jugando con la versión básica es mucho menos divertida y engancha mucho menos que jugando con la extensión. Eso hace que me quede la sensación de que, por el precio que tienen, la venta por separado sea más una estrategia de marketing que algo razonable en términos de juego y complejidad.

Cartas especiales de Virus!

La estrategia no lo es todo

Para mi, una de las características que hacen más divertido a este juego es que la estrategia no lo es todo.

Jugando con dos o tres personas, el juego depende de cierto grado de estrategia ya que la posibilidad de ser atacado o estar afectado por las jugadas de los demás es relativa, pero a partir de 4 personas, lo mejor es disfrutar del juego, intentar ganar jugando lo mejor posible (¡desde luego!), pero sobre todo, jugar a pasárselo bien y ganar cuando las cartas así te lo permitan.

Esta no dependencia de la capacidad estratégica de los participantes, hace que el juego sea interesante para el juego en familia independientemente de la edad de los participantes. Aunque no esté recomendado para menores de 8 años, se puede explicar la dinámica del juego a participantes un poco más jóvenes; aunque en estos casos quizás es más sencillo utilizar primero la versión básica del juego para introducir un punto más de complejidad de forma gradual. Por cierto, creo que este es el único caso en el que entendería la separación entre la versión básica y la primera extensión.

Virus!, definitivamente no es un juego para desarrollar la capacidad estratégica, pero su dinamismo y la posibilidad de jugar diversas partidas consecutivas los hace una opción interesantísima para el día a día de muchos. Si lo que buscas es un juego para desarrollar la capacidad estratégica y el mantenimiento de la atención a largo plazo (por encima de la media hora), este no es la mejor alternativa, pero para eso ya tenemos el ajedrez u otros juegos de los que es posible que hablemos más adelante.

Si os interesa 😉

Gráfico de barras de Virus