En esta revisión vamos a hablar de uno de los juegos más “neuro” que hemos analizado en esta primera tanda de juegos, hablamos de “It’s a Wonderful World”. Este juego de gran éxito a nivel internacional me ha sorprendido gratamente por la dinámica de juego, las posibilidades que ofrece y el gran trabajo a nivel mental que se tiene que llevar a cabo si queremos sacar el máximo partido del juego.

Cartas de It's a Wonderful World

Para no dejarnos nada en el tintero, y a pesar de que el artículo puede hacerse un poco más largo de lo habitual, vamos a aprovechar el artículo para hablar tanto del juego en sí como de las dos extensiones disponibles para su compra (actualmente, en diciembre de 2020):

– Guerra o Paz
– Auge y Corrupción

A parte de estas dos extensiones de las que hablaremos en este análisis, existe una extensión adicional llamada “Leisure and Decadence” que solo ha estado disponible en la campaña de Kickstarter del juego. Esta extensión (no disponible para la venta por separado) se incluye en la versión “Heritage” del juego que se podía conseguir a través de dicha plataforma de crowdfunding.

Las extensiones a la venta (“Guerra o Paz” y “Auge y Corrupción”) son tan diferentes entre ellas que les dedicaré un apartado a cada una, pero la mecánica del juego es básicamente la misma tanto para una extensión como para otra, aunque aparezcan algunas cartas que puedan modificar un poco el funcionamiento de algunas rondas.

NOTA: Este artículo no es una review del juego ni una explicación de la forma de jugar del mismo. Este artículo es un análisis de lo que nos aporta este juego a nivel cognitivo, pero, en este caso, la mecánica y el funcionamiento quizás son un poco más complicados de comprender al principio. Os recomendamos hacer un par de rondas de prueba con las instrucciones al lado o recurrir a YouTube para que alguien te cuente todos los pasos necesarios para completar la partida.

Características

Jugadores: de 1 a 5 jugadores (hasta 7 jugadores con la extensión de Auge y Corrupción)

Edad recomendada: +14 (aunque participantes un poco más jóvenes se pueden divertir con el juego si les explicamos las instrucciones poco a poco).

Tiempo aproximado por partida: Aproximadamente 45 minutos por partida (ver duración de la extensión Guerra o Paz más adelante).

Evaluación Neuro in Business

Diagrama de radar para It's a Wonderful World

Es un juego de mesa que hace mover el cerebro

Lo primero que salta a la vista de “It’s a Wonderful World” es que no es un juego simple. Desde el momento del montaje del tablero y la lectura de las instrucciones, nos damos cuenta que no es un juego más; es un juego que toma un tiempo comprenderlo y sacarle todo el jugo posible. Es posible que el proceso de familiarización con el juego necesite de un par de rondas de prueba, mantener las instrucciones cerca y, en ocasiones, recurrir a videotutoriales disponibles en YouTube para resolver algunas dudas (aunque en mi caso también me he encontrado con información que mejor contrastar con las instrucciones porque no todos se han leído las instrucciones de arriba a abajo).

Aunque se pueda disfrutar del juego desde el primer momento, una vez realizado el proceso de asimilación de las reglas y las dinámicas, las partidas se vuelven mucho más agradables. Pero ten en cuenta que los 40-45 minutos que dura cada partida van a necesitar de toda tu atención y de un esfuerzo mental considerable.

Tablero del juego It's a Wonderful World

Tablero del juego It’s a Wonderful World

Para empezar, cada una de las 4 rondas en las que está dividida una partida, empieza con una dinámica de draft parecida a la que teníamos con el juego Sushi Go!. Esta fase de draft ya es suficientemente exigente con nuestro cerebro ya que las cartas que terminen en nuestras manos van a depender de nuestro objetivo y de las actuaciones de los otros jugadores.

Por si la parte del draft no fuese suficiente, esta tiene que combinarse con una elaboración de una estrategia a corto plazo (para la ronda) y una estrategia a largo plazo (para la partida), que va a estar altamente condicionada por las puntuaciones de las cartas que nos van a llegar a través de la dinámica de draft que comentaba en el párrafo anterior.

Ante una exigencia de trabajo mental tan elevada, es normal que después de un par de partidas intensas, podamos notar signos de cansancio. Por otro lado, podemos estar seguros de que jugar a este juego nos va a traer grandes beneficios para nuestra capacidad de planificación, memoria de trabajo o toma de decisiones; incluso más importantes que las que podemos desarrollar jugando a Brains o Sushi Go!.

Uno, dos o más jugadores

Con el juego sin ninguna de sus extensiones, es posible jugar uno solo, en modalidad duelo (para dos) y para más de dos (hasta 5 con el juego básico o hasta 7 con la extensión de Auge y Corrupción). Y, sin duda, la adaptación del juego en función del número de participantes es uno de los puntos fuertes del juego.

La modalidad de juego en solitario permite experimentar con diferentes estrategias, cartas, y retos, contando que vamos a jugar única y exclusivamente contra nosotros mismos y las expectativas de puntuación que podamos tener. Por otro lado, también es cierto que si bien no existe un proceso de draft en el que tenemos que controlar las cartas que tenemos en la mano y las necesidades de nuestros contrincantes, la parte de desarrollo de estrategia a corto y largo plazo se mantiene, por lo que el trabajo de planificación, memoria de trabajo y toma de decisiones se mantiene prácticamente al mismo nivel que con la versión competitiva del juego.

En las modalidades para dos o para más de dos personas, simplemente se ajusta el número de cartas para que la cantidad de cartas disponibles no afecte al desarrollo de las estrategias de cada jugador.

Detalle del tablero de It's a Wonderful World

Así como en otros juegos, la adaptación a diferentes números de participantes puede ser su talón de aquiles, en It’s a Wonderful World, se trata de uno de sus puntos fuertes, manteniendo el nivel de trabajo mental necesario para el desarrollo de una buena partida independientemente del número de jugadores.

Las extensiones

Por si el juego en sí no fuese suficiente, este juego cuenta con dos extensiones disponibles para modificar el funcionamiento de las partidas. Estas extensiones son bastante diferentes a las que nos podemos encontrar en el juego de Virus!, ya que las extensiones de It’s a Wonderful World no se limitan a complementar la dinámica del juego original, sino que aportan modificaciones importantes a la dinámica del juego o el planteamiento en sí del juego.

Guerra o Paz

La extensión de Guerra o Paz es una extensión que modifica el planteamiento del juego desde la base.

Así como el juego original se centra en una partida de 40-45 minutos, la extensión de Guerra o Paz plantea una campaña de 5 partidas consecutivas, cada una de las cuales con la misma duración aproximada que el juego original. Esto hace que, para jugar a esta extensión, tengamos que reservar un espacio de mínimo tres horas y media para completar la campaña.

Esta mayor duración de la partida va acompañada de un relato (que considero) magnífico, que nos acompaña en el desarrollo de los diferentes territorios con una mecánica muy parecida a la del juego original.

    Extensión Guerra o Paz

    Aunque esta extensión requiere cinco partidas consecutivas, el ganador de la campaña es el ganador de la última ronda, por lo que se impide la sensación de que el participante que va en cabeza va a ganar y el resto van a perder… es decir, se pueden tener resultados regulares o malos en todas las partidas y ganar la campaña sin problema alguno.Para terminar la evaluación “neuro” de esta extensión, voy a exponer un par de características interesantes de dicha extensión:

    • Por un lado “Guerra o Paz” presenta un escenario de juego en el que el resultado va a depender en gran medida de la colaboración de los diferentes jugadores. Eso quiere decir que el resultado individual va a depender del rendimiento en la modalidad competitiva, pero el devenir de la campaña global depende de la implicación de todos los jugadores en la dinámica colaborativa.
    • Por otro lado, aunque la campaña entera necesita de cinco partidas consecutivas, es posible anotar el estado de la campaña y continuarla en otro momento… pero eso queda a gustos.
    Juego It's a Wonderful World con las dos extensiones

    Auge y Corrupción

    La extensión de “Auge y Corrupción” es una extensión que podríamos considerar un poco más clásica. Se trata de un nuevo conjunto de cartas que no se mezcla con el original que aporta nuevas opciones, pero siempre diferenciadas del juego base.

    Uno de los beneficios más importantes de esta extensión es que añade la posibilidad de dos jugadores más: hasta siete. Esto se hace a través de dos nuevos territorios que podemos añadir al juego original sin mayor perjuicio.

    Las opciones que se introducen en esta extensión son muy interesantes desde el punto de vista del desarrollo de estrategia y planificación ya que es fácil encontrar recursos que premian los resultados a corto plazo, pero que pueden ser extremadamente nocivas a largo plazo. De la misma manera, encontramos recursos que pueden parecer muy costosos de conseguir, pero que aportan una cantidad de puntos que difícilmente podríamos conseguir con las cartas del juego original.

    Lejos de tener que alejarnos de estos nuevos recursos, es importante saber utilizarlos en la dinámica del juego (que sigue siendo de 4 rondas), por lo que los jugadores experimentados de It’s a Wonderful World, tienen que volver a exprimirse los sesos para desarrollar nuevas estrategias en base a la disponibilidad de estos nuevos recursos.

    En resumen, “Auge y Corrupción” es una extensión para los amantes de It’s a Wonderful World, pero también un complemento extraordinario para las personas que utilicen el juego para mejorar su habilidad de planificación y flexibilidad cognitiva para ir variando las estrategias que desarrolla tanto a corto como a largo plazo.

    Los beneficios

    Como he ido comentando a lo largo del análisis, este juego hace trabajar nuestro cerebro de forma intensiva si nos lo tomamos en serio:

    • La fase de draft requiere un alto nivel de atención y gestión de información de diferente tipo. Necesitamos controlar las cartas que están “circulando” por las manos de los jugadores, pero además tenemos que controlar las necesidades o los objetivos que pensamos que los demás jugadores pueden tener, nuestro objetivo a corto plazo para la ronda y nuestros objetivos a largo plazo para ganar la partida.
    • Por si el punto anterior no fuese poco, hay que desarrollar una estrategia a corto plazo para cada una de las rondas, adaptar la estrategia a medida que avanza el proceso de draft, aplicando un nivel de flexibilidad cognitiva muy alta y que esta estrategia a corto plazo responda a las necesidades de la estrategia a largo plazo para ganar la partida.
    • La estrategia a largo plazo para ganar la partida también puede estar sujeta a modificaciones a medida que avanzan las rondas, ya que las cartas disponibles en cada ronda son las que son y sin una alta capacidad de reacción y de modificación de la estrategia en tiempo real puede que nos encontremos en un callejón sin salida en las últimas dos rondas (y sin tiempo para reaccionar).
    • En relación con el desarrollo de estrategias a corto y largo plazo, también hay que tener en cuenta que existen muchas cartas que nos tientan a ganancias inmediatas, mientras que otras más beneficiosas a largo plazo, nos intentan disuadir con un alto nivel de exigencias para completarlas. Personalmente, no he hablado con los creadores del juego, pero os podría asegurar que esto se ha hecho de forma deliberada en la fase de diseño del juego.

    Otro de los beneficios de este juego es que, aunque la duración sea mayor que los de otros juegos como Virus! o Sushi Go!, la partida se termina fácilmente en unos 40-45 minutos (como se indica en la caja y las instrucciones del juego) y, siempre dependiendo del contexto, es fácil pedir la revancha.

    Además, aunque el desarrollo de las diferentes rondas puede ir dando información sobre el jugador que mejor que se está posicionando de cara al recuento final, no es hasta el último suspiro de la última ronda que las cosas pueden cambiar radicalmente. Esto se hace todavía más patente en la utilización de la extensión “Auge y Corrupción”, en la que existen cartas que pueden beneficiar de forma muy sustancial a jugadores con combinaciones de cartas o puntos con poca relación entre ellas a simple vista.

    Diagrama de barras de It's a Wonderful World

    Nuestra opinión personal es que es un juego brillante, que ha enganchado a todos los que hemos invitado a jugar con nosotros. No queremos generar muchas expectativas ya que luego seguro que acaba decepcionando (como la peli aquella que estrenaron en el cine y de la que todos te hablaban maravillas y a ti te pareció un bluf), pero a nivel neuro es fantástico y a nivel de pasar un buen rato… ¡también!, ya sea con tus compañeros de trabajo, con tu familia, con tus amigos o a solas (para que nadie te moleste mientras pasas un rato jugando, sin que sea con el móvil).